La viabilidad de la Argentina inviable

Hay alternancia y las dos grandes coaliciones canalizan las expectativas y disgustos del electorado

La viabilidad de la Argentina inviable

La Argentina es en cierta forma un país inviable, cuyo sistema político se muestra incapaz de desactivar las trabas que impiden un desarrollo incluyente. El sociólogo Juan Carlos Portantiero lo sintetizó con su noción del “empate hegemónico”, una situación en la que dos fuerzas tienen poder para vetar los proyectos elaborados por la otra pero no para la generación de unos acuerdos básicos. Durante buena parte del siglo XX, la intervención de los militares pateó el tablero. Desde 1983 no hubo ni se vislumbran golpes de estado: las elecciones canalizan una disputa resignificada y definida por la grieta. Hay alternancia y las dos grandes coaliciones canalizan las expectativas y disgustos del electorado. Este domingo 14 de noviembre ocurrió otra vez, con las elecciones intermedias para renovar la mitad de la Cámara de Diputados en todas las provincias y un tercio del Senado en ocho.

Seguir leyendo