La clarividencia del pozo

La crisis despejó dudas y permitió a la UE grandes logros; su superación amenaza con resucitar viejas miopías y frenar el impulso transformador

La clarividencia del pozo

Tras el paso por el sofocante inframundo de la primera fase pandémica, la UE vuelve a ver las estrellas. El bloque ha regresado a la superficie, en un aire más terso. Respira. Tras los problemas iniciales, el programa de vacunación ha resultado exitoso; la recuperación económica ha cobrado impulso; el revolucionario esquema de fondos de ayuda financiado con endeudamiento común está en marcha y perfila un horizonte prometedor. Es no solo legítimo, sino necesario apreciar el valor de haber superado con acierto esa crisis existencial. A menudo, en las horas más oscuras brota una extraordinaria clarividencia. Desde el fondo del pozo se ven claras las prioridades. Apoyadas en una visión nítida, las distintas instituciones europeas, empezando por el BCE, reaccionaron adecuadamente, con un espíritu de solidaridad comunitaria que responde tanto a una lógica de valores como a una de pragmatismo.

Seguir leyendo