Draghi afronta por primera vez el malestar de la calle a cuenta del certificado de vacunación

Italia estrena con protestas y movilizaciones la imposición del salvoconducto que permite trabajar solo tras recibir, al menos, una dosis de la vacuna

Draghi afronta por primera vez el malestar de la calle a cuenta del certificado de vacunación

Italia estrena este viernes la medida más polémica del mandato del primer ministro, Mario Draghi. También la primera que puede causarle un desgaste real en la calle. Cualquier trabajador italiano necesitará, desde este viernes y hasta nuevo aviso, el certificado de vacunación —conocido como Green Pass en Italia— para poder desempeñar su empleo: desde los autónomos a empleados de multinacionales, de pequeñas empresas o empleadas del hogar. El decreto aprobado por el Gobierno prevé que quien no lo tenga pueda mostrar una prueba negativa de covid-19. Pero más allá del impacto económico que tendría, nadie podrá hacerlo de forma regular. Después de hacerlo obligatorio para entrar en cines, museos, gimnasios y restaurantes, Italia estrecha todavía más el cerco contra los antivacunas.

Seguir leyendo